Dona

Desde el CNIC tratamos de fomentar el mecenazgo científico, ya que los fondos aportados por los ciudadanos pueden servir para generar nuevos contratos de investigación, mejorar los equipos o permitir la compra de reactivos para nuevos proyectos. La acción desinteresada de benefactores anónimos no es algo frecuente en España, aunque sí en los países anglosajones donde hay una mayor tradición de lo que se denomina ‘charity’. En nuestro país no es habitual que las personas donen su dinero para proyectos de investigación, aunque muchas veces hay ciudadanos que quieren ayudar y no saben cómo hacerlo.

La filantropía  es un acto de generosidad no suficientemente reconocido, una vía para vincular a particulares con instituciones dedicadas a la investigación que aumenten la calidad de vida y mejoren la sociedad. La buena noticia es que en nuestro país hay cada vez más personas comprometidas con la ciencia y que, donando su legado o por diferentes vías, participan económicamente en el fomento de la investigación. La sociedad debe considerar la investigación en salud como un patrimonio de alto valor, como una inversión de la que todos somos corresponsables y que nos retornará un mejor abordaje a los problemas de salud.

Si quiere ser benefactor y colaborar con la ciencia española de excelencia puede contactar con Antonio Ureña para asesorarse e informarse acerca de nuestros proyectos.

El País
“Me conformo con que dé para comprar un microscopio”
Un funcionario nombra heredero universal al Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares

El Español
El ejemplo del madrileño que dona en vida su fortuna para estudiar el corazón
Un hombre sin herederos legales lega sus bienes al centro líder en investigación básica cardiovascular, el CNIC, en un gesto insólito en España.

ABC
Un ciudadano anónimo nombra al CNIC su heredero universal
La acción desinteresada de este benefactor no es muy frecuente en España