La Fundación madri+d visita el CNIC

Compartir
3 Nov 2017
Sobre el CNIC
Investigación

El director de la Fundación para el Conocimiento madri+d, Jesús Sánchez Martos, visita el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) para conocer de primera mano sus principales líneas de investigación y explorar nuevas vías de colaboración

De la mano de Alberto Sanz, director gerente; Borja Ibáñez, director de Investigación Clínica; Gonzalo Pizarro, investigador; e Iciar Areilza, secretaria general de la Fundación ProCNIC; el director de la Fundación hizo un recorrido por el Centro que empezó con una presentación de los distintos proyectos que desarrollan, entre los que destacan:

El proyecto PESA-CNIC-Santander (Progression of Early Subclinical Atherosclerosis), un estudio prospectivo de cohortes en el que más de 4.000 individuos de edad intermedia son controlados a largo plazo gracias al empleo de las técnicas de imagen más innovadoras y cuya finalidad principal es caracterizar la prevalencia y la tasa de progresión de las lesiones ateroscleróticas latentes (llamadas “subclínicas” porque no han dado ningún síntoma) y estudiar su asociación con factores moleculares y ambientales, incluyendo los hábitos alimentarios, la actividad física, los biorritmos, las características psicosociales y la exposición a contaminantes ambientales. A edades tempranas, las placas ateroscleróticas (acumulación de grasas en las paredes de las arterias dentro del proceso llamado aterosclerosis) ya empiezan a desarrollarse, aunque no haya síntomas. Esta investigación servirá para mejorar la prevención de la enfermedad aterotrombótica y sus complicaciones más importantes (infarto de miocardio e infarto cerebral -ictus-), identificando los factores de riesgo y hábitos de vida que influyen en su progresión y detectándola antes de que aparezcan los síntomas.

El medicamento, desarrollado en colaboración con la farmacéutica Ferrer, se comercializa con el nombre de Trinomia y está autorizado en 15 países de la Unión Europea, entre ellos España

 Por otro lado, el desarrollo de la polipíldora CV para la prevención secundaria es un medicamento que combina tres fármacos: un antiagregante plaquetario para evitar la formación de trombos (ácido acetilsalicílico), una estatina para controlar los niveles de colesterol y para estabilizar la placa de ateroma (atorvastatina) y un inhibidor de la ECA, antihipertensivo que evita el remodelado del corazón que se produce tras un infarto (ramipril). El medicamento, desarrollado en colaboración con la farmacéutica Ferrer, se comercializa con el nombre de Trinomia y está autorizado en 15 países de la Unión Europea, entre ellos España. Los datos demuestran que es eficaz en mejorar la adherencia al tratamiento: es decir, a las personas les cuesta menos tomar tres compuestos en una sola cápsula que tomarlos por separado. La segunda ventaja es económica: aunque el coste varía según los países, Trinomia es una intervención coste efectiva porque el incremento en la adherencia se traduce en una reducción de la incidencia de eventos cardiovasculares, reduciendo así los costes asociados. La tercera es que pretende convertirse en un vehículo para prevención secundaria en países en vías de desarrollo, donde actualmente el 80% de las muertes, se producen como consecuencia de la enfermedad cardiovascular, y la accesibilidad a estos tratamientos es prácticamente inexistente.