Primera convocatoria para acceder a la Infraestructura Científico-Tecnológica Singular (ICTS) ReDIB

Compartir
8 Sep 2016
Sobre el CNIC
Investigación

ReDIB está compuesto por dos nodos localizados en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) en Madrid y el Centro de Investigación Cooperativa en Biomateriales (CIC biomaGUNE) en San Sebastián

El 30 de septiembre finaliza el plazo de la primera convocatoria para acceder a la Infraestructura Científico-Tecnológica Singular (ICTS) ReDIB. El equipamiento disponible en dicha Instalación Científico Técnica Singular (ICTS), uno de los pocos existentes en Europa, constituye una potente herramienta de diagnóstico única en imagen molecular y funcional, así como en el ámbito de la imagen avanzada y de alto rendimiento.

ReDIB está compuesta por dos nodos localizados en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) en Madrid y el Centro de Investigación Cooperativa en Biomateriales (CIC biomaGUNE) en San Sebastián. Estos dos centros firmaron en octubre de 2015 un convenio de colaboración para integrar parte de sus capacidades y equipamientos científico-tecnológicos con el objetivo de posicionarse como referencia en el ecosistema internacional de la investigación en imagen biomédica.

El convenio, que tiene una duración indefinida, busca ofrecer a la comunidad científica e industrial una infraestructura única en el contexto de la imagen biomédica, crear sinergias entre ambos centros para desarrollar proyectos conjuntos, optar a programas de financiación más competitivos y promover el intercambio de investigadores para llevar a cabo planes de formación científica de excelencia.

El equipamiento disponible constituye una potente herramienta de diagnóstico única en imagen molecular y funcional, así como en el ámbito de la imagen avanzada y de alto rendimiento

CNIC, reconocido como centro de excelencia Severo Ochoa desde el año 2011, está dirigido por el prestigioso cardiólogo Valentín Fuster, líder mundial en el campo de la investigación cardiovascular y pionero en el uso de la imagen para aplicaciones cardiovasculares. El Dr. Fuster, galardonado con múltiples premios entre los cuales está el Príncipe de Asturias de investigación científica y técnica en 1996, dirige el CNIC desde 2006 y desde ese momento realizó una apuesta inequívoca por el uso de la tecnología de imagen como herramienta fundamental para comprender mejor los procesos y patologías cardiovasculares.

En el CNIC se ubica la Infraestructura de Imagen Traslacional Avanzada (TRIMA), que cuenta con las siguientes unidades:

-          Unidad de Imagen Molecular y Funcional: Servicios de microscopia óptica y fluorescencia.

-          Unidad de Imagen Avanzada: MRI, CT, PET, MRI/PET, ultrasonidos e imagen óptica (fluorescencia y luminiscencia 2/3D).

-          Laboratorio de nanotecnología, química orgánica y radioquímica. Ámbitos preclínico y clínico.

-          Unidad de Imagen de Alto Rendimiento: Citometría de flujo, rastreo de alto contenido (High Content Screening).

 BiomaGUNE

Por su parte la Plataforma de Imagen Molecular y Funcional se localiza en CIC biomaGUNE en San Sebastián. Entre su equipamiento destacan: ciclotrón, laboratorio de radioquímica equipado con módulos de síntesis y equipamiento de control de calidad, PET-CT, SPECT-CT, MRI de alto campo (11,7 y 7 Tesla), imagen por fluorescencia y animalario dedicado a pequeños roedores.

Específicamente, la infraestructura ha sido diseñada, construida y equipada para realizar proyectos de investigación longitudinales y multimodales en el ámbito preclínico, así como para desarrollar aplicaciones en las áreas de Imagen Molecular y Funcional Preclínica y en Nanomedicina.

Biomagune, dirigido por Luis Liz Marzán -una de las principales referencias internacionales en el ámbito de la Química Coloidal y Nanoplasmónica, y reciente Premio Jaime I en Investigación Básica-, dispone de una instalación de imagen molecular pre-clínica que forma parte de la ICTS del Gobierno español desde el año 2011.

El acceso a ReDIB se regula mediante un mecanismo de acceso abierto competitivo con un proceso de evaluación independiente y completamente transparente. Se aceptan los proyectos con suficiente calidad científica y tecnológica para su ejecución, dependiendo del tiempo disponible para cada uno de los servicios ofrecidos. La evaluación se realiza respecto a los siguientes parámetros:

•             Calidad científica e interés de la propuesta (30%).

•             Viabilidad de la propuesta (30%).

•             Potencial interés para la industria y / o investigación de traslación (20%).

•             Plan de estudios del solicitante (20%).

Para la ejecución de proyectos o partes de proyectos con financiación vigente en convocatorias competitivas, el Comité de Acceso podrá dar por supuesta la calidad científica del proyecto.

Para obtener una información más detallada sobre la convocatoria y acerca de las instalaciones disponibles pueden acceder a la página web http://www.redib.net o enviar un correo a infoatredib.net .