Patología Experimental de la Aterosclerosis

Los infartos y muchos casos de ictus isquémicos son provocados por la aterosclerosis, una enfermedad extremadamente extendida que ataca las arterias de personas de todo el mundo. Nuestro grupo de investigación trabaja para encontrar nuevas formas de prevenir el desarrollo de esta peligrosa enfermedad, centrándonos en dos retos clave que actualmente limitan nuestra capacidad de combatir la aterosclerosis.

El reto diagnóstico:

Si conseguimos identificar a personas que estén en riesgo de desarrollar futuros infartos, el impacto de las terapias de intervención actuales de bajada de colesterol y de estilo de vida podría incrementarse sustancialmente. Utilizando modelos animales de tamaño humano de aterosclerosis creados mediante ingeniería genética en minicerdos, pretendemos desarrollar y validar herramientas de imagen capaces de monitorizar la presencia y actividad de aterosclerosis, que podrían implementarse potencialmente en humanos.

El reto terapéutico:

Incluso con una óptima bajada de lípidos y otras terapias médicas, una parte considerable de los pacientes sufrirá algún evento clínico causados por la aterosclerosis. Para encontrar nuevas dianas terapéuticas llevamos a cabo experimentos con ratones modificados genéticamente, transferencia genética viral y sistemas de cultivos celulares, y utilizamos análisis descriptivos de muestras de arterias humanas como mecanismo de verificación para respaldar la relevancia para la aterosclerosis humana.

Actualmente estamos buscando nuevos talentos para nuestro grupo de investigación. Invito a todos aquellos candidatos interesados en marcar la diferencia en el campo de la investigación de la aterosclerosis a contactarme para una charla informal para debatir ideas y posibilidades.